martes, 19 de junio de 2018

Gormaz

Álvaro Machuca Puente ©

domingo, 10 de junio de 2018

Medios y etiquetas

Una de las formas de ver los cambios que ha sufrido el ser humano a lo largo de toda su historia, es ver la evolución de los medios de comunicación. Medios que han ido cambiando según avanzaba la tecnología, llegando a convertirse en la actualidad en los verdaderos motores ideológicos de la sociedad.

Vivimos en tiempos donde hemos sustituido la capacidad de pensar, razonar contrastar, investigar por la capacidad de etiquetar sin el más mínimo conocimiento. Tiempos donde queremos saber las respuestas sin haber leído el enunciado, no queremos aprender como se hacen las cosas, sino que nos las hagan. Tiempos en los que la involución mental avanza a pasos agigantados con el único afán de quererlo todo con el mínimo esfuerzo posible. Por esto, el poder de los medios de comunicación y su capacidad de influir en el pensamiento de las personas no para de avanzar, ya que es más cómodo dar por válido lo que te dicen, que querer informarte realmente de lo que pasa.

Los espacios informativos son un claro ejemplo de que lo que se busca a la hora de dar las noticias, es el pensamiento fácil que no le haga preguntarse al espectador del por qué de las cosas. El querer resumirlo todo a su máxima expresión con el único afán de llamar la atención de forma fácil y directa, pero sin ninguna intención de informar de forma fehaciente y contrastada.

Medios de comunicación que no entienden de términos medios ni imparcialidad, sino de "bueno" y "malo" que en cuestión de segundos son capaces de juzgar cualquier caso por complejo que sea. Medios que buscan el titular fácil sin miedo a tener que decir lo contrario al día siguiente, medios que ponen en foco en las noticias que a ellos más les interesan y el tiempo que estimen necesario. Amparados en la libertad para comunicar de la forma que quieran, están moldeando a su antojo a una sociedad que termina siendo fiel reflejo de su forma de actuar.

Por si esto fuera poco, la clase política también ha caído en estás prácticas o mejor dicho tácticas para sacar el máximo rédito posible de cualquier situación. Como perros de presa, se lanzan al ataque ante las más mínima posibilidad de dejar mal al contrario. El diálogo entre los propios partidos pasa ahora por el filtro de los medios de comunicación sumidos siempre en las tácticas electorales, una precampaña continua que ha acabado con la capacidad de llegar a cualquier tipo de consensos sea cual sea la materia.

No siendo partidario de la intervención estatal, está claro que la única solución para reconducir todo esto es poner fronteras y acabar con la política del todo vale. No podemos dejar la comunicación, información y educación en manos de empresas privadas que solo entienden de porcentajes de share y euros.

domingo, 20 de mayo de 2018

Emita rupestre de Presillas.

Álvaro Machuca Puente ©

domingo, 13 de mayo de 2018

Emita rupestre de Arroyuelos.

Álvaro Machuca Puente ©

Las Tuerces (Palencia).


Álvaro Machuca Puente ©

domingo, 22 de abril de 2018

La Ojerada (Cabo de Ajo).


Álvaro Machuca Puente ©

jueves, 5 de abril de 2018

Prisión permanente revisable y reinserción.

Tras los últimos casos trágicos más mediáticos, se ha vuelto abrir en España el largo debate sobre la posibilidad de que el código penal siga incluyendo la prisión permanente revisable como pena para los casos más graves o de extrema crueldad. Como no podía ser de otra forma en este país, el debate se ha polarizado en bandos con diferentes tendencias ideológicas, conllevando que realmente no se hable del asunto en su profundidad. Mientras unos aprovechan los casos recientes para justificarla, otros apelan a la reinserción aunque no se pueda confirmar que vayan a reincidir en sus actos.

Para poder desgranar todo un poco, hay que centrarse en todos los puntos que dice la ley actualmente, a la espera de su posible derogación.

Artículo 140 del Código Penal se establece prisión permanente revisable para lo siguientes casos:

Cuando la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable.
En los asesinatos múltiples.
En los cometidos por miembros de una organización criminal o terrorista.
Delitos contra la Corona.(homicidio al Rey o Reina)
Delitos de genocidio.
Obstrucción de la recuperación del cadáver.
Asesinato después de secuestro.
Violaciones en serie.
Violaciones a menores tras privarles de libertad o torturarles.
Muertes provocadas en incendios, estragos causados en infraestructuras críticas y liberación de energía nuclear o elementos radiactivos.

El punto más importante, es el apartado que recoge la revisión y posible reinserción de los condenados. Se indica que sólo será posible su puesta en libertad cuando se acrediten garantías de que no cometerá nuevos hechos delictivos y que en todo caso, el objetivo de la pena es proteger a la sociedad, evitando que salgan de prisión quienes no están en condiciones de reintegrarse y pueden reincidir en sus actos. La revisión de estas penas, oscila entre los 25 y 35 años dependiendo de la gravedad del caso.

Llegamos al punto clave de la cuestión y nos podemos hacer varias preguntas...

¿Es posible la reinserción de estas personas?

A mi parecer, lo primero que habría que hacer es realizar un perfil psicológico de los condenados y analizar caso por caso, ya que ninguno podrá ser igual que otro. Seguramente, en la mayoría de los casos tras el paso de los años, las motivaciones o conducta para cometer estos actos seguirán estando intactas, por lo que seguirían siendo un peligro para la sociedad.

¿Es posible certificar de forma feaciente de que ya no son un peligro para la sociedad?

Uno de los grandes problemas es certificar que un condenado ya no supone un peligro para la sociedad, por muchos exámenes psicológicos que se realicen. Son muchos los casos que demuestran que la mente humana no se puede analizar en su profundidad, la reincidencia supone el mayor peligro al que nos enfrentamos con su puesta en libertad.

¿Se puede evitar que reincidan en sus actos?

Es imposible evitar que una persona que quiera hacer daño no lo haga. El problema viene cuando estas personas ya han sido capaces de traspasar la frontera de asesinar a otras, en estos casos se puede intuir que ante motivaciones o situaciones críticas podrían reaccionar de la misma forma que ya hicieron. También hay que tener en cuenta la edad de los acusados, cuando hablamos de penas tan largas, la mayoría de los condenados saldrían de prisión por encima de los 65 años, con sus facultades físicas ya bastante mermadas.

Por lo que todo esto nos lleva a una última cuestión, sobre que es lo mejor para nuestra sociedad y que cada uno se responda a si mismo.

Sino es posible certificar que estos individuos puedan reincidir... ¿Se tienen que dejar en libertad una vez acaben su condena?

Otro tema a tratar más profundamente es el funcionamiento interno de las cárceles españolas, poco orientadas a que los presos devuelvan a la sociedad todo lo que invertimos en su mantenimiento.

domingo, 25 de marzo de 2018

Punto y aparte.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Tejo Milenario de Barondillo/Valhondillo

Álvaro Machuca Puente©

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Octubre 2017: El más cálido desde que hay registros.

Suma y sigue, el mes de octubre de 2017 pasará a la historia climatológica por ser el mes más cálido desde que hay registros en buena parte del centro peninsular. En el caso de Madrid-Retiro desde 1920.


Fuente:Aemet

domingo, 15 de octubre de 2017

Huracán Ophelia.


Ophelia alcanzando categoría 3, se convierte en el huracán más potente que se ha acercado a suelo Europeo desde que hay registros. Estimándose una fuerza de viento sostenido de 185km/h y una presión mínima de 950mb.
Fuente: Eumetsat

viernes, 22 de septiembre de 2017

Los glaciares de los Pirineos agonizan.