viernes, 22 de septiembre de 2017

Los glaciares de los Pirineos agonizan.



sábado, 2 de septiembre de 2017

El peligro de la fe.

Tras los últimos acontecimientos en suelo europeo, muchos son los que se sorprenden y no terminan de comprender como hay seres humanos capaces de matar a otros por defender sus ideas. Podemos limitar todo esto diciendo que son unos locos fanáticos, pero para poder comprender que pasa dentro de la cabeza de alguien para llegar a ese extremo hay que profundizar algo más. Sobretodo debemos conocernos a nosotros mismos, pues como especie también nos regimos por una serie comportamientos e instintos que tarde o temprano terminan aflorando de una u otra manera.

Lo cierto, es que aunque todo esto nos sorprenda que siga ocurriendo en pleno siglo XXI, es un problema al que se han enfrentado los seres humanos desde su existencia. Esto quiere decir que no debemos limitar esto a un problema solo de creencias religiosas. Cuando hablamos de fe, debemos entender que también hablamos de otro tipo de creencias, doctrinas o dogmas que cada persona pueda tener.

La humanidad desde su origen siempre se ha enfrentando a si misma y con muchos pretextos diferentes. Antiguamente las tribus o pueblos se enfrentaban a otros hasta la muerte por el simple hecho de no conocerse o por territorialidad entre otras muchas cosas. Podemos decir, que con la aparición de las religiones este problema se agudizó y globalizó sustancialmente, llevando acabo genocidios jamás vistos hasta la época.

A medida que las civilizaciones han ido evolucionando este tipo de extremismos o de comportamientos irracionales, se han reducido considerablemente, pero ni mucho menos erradicado. En el mundo occidental aunque el fanatismo o extremismos religioso es residual e importado, afloran otro tipo de extremismo políticos que pueden llevar a los mismos resultados.

Por lo tanto, a lo que nos enfrentamos no es nada nuevo. Personas que intentan imponer sus creencias al resto sin importar el por qué y mucho menos la formas para poder conseguirlo. Con el único objetivo de conseguir que sus ideas sean las prevalentes y únicas.

Lo que si es relativamente nuevo, es la convivencia e integración pacífica entre diferentes religiones y culturas que se promulga en todo el mundo occidental. Un verdadero choque entre lo primitivo y la evolución que se intenta contrarrestar con la integración y educación. Los resultados están por venir, pero atendiendo a lo ocurrido en el pasado y el propio comportamiento humano de querer tener la razón y buscar siempre culpables, no auguran nada bueno.

jueves, 17 de agosto de 2017

Europa resiste.

domingo, 16 de julio de 2017

Valdelatas: último reducto natural de Alcobendas.



Desde hace años los alcaldes de Alcobendas apostaron por convertir este pueblo ya ciudad, en epicentro empresarial sin importancia alguna de las consecuencias que esto conlleva. Un municipio sin apenas posibilidad de expandirse debido a sus apenas 45km cuadrados, ha sido convertido en uno de los epicentros empresariales de España, con sus 15000 empresas y 500 multinacionales. Todo esto pasaba mientras nos vendían el modelo de ciudad verde y sostenible, la envidia de todos los municipios que crecían alrededor de la capital.

Pero como es normal a todos nos gusta vivir cerca del trabajo y aquí viene el problema. La demanda de vivienda se dispara y no hay más terrenos donde edificar, ya que lo que no son zonas industriales son urbanizaciones de lujo.

Toda esta demanda conlleva unos precios desorbitados que imposibilitan a los jóvenes a poder comprar una vivienda digna en el municipio. Jóvenes que no tuvimos la posibilidad de adquirir las viviendas limitadas de Valdelasfuentes y Fuentelucha, ahora vemos que las posibilidad de adquirir una vivienda digna en el municipio equivale a endeudarte de por vida.

Parece que ahora la única solución a esta mala planificación es acabar con el último reducto verde del municipio. El proyecto Los Carriles pretende edificar parte del Monte Valdelatas con 8600 viviendas de las que solo una parte se destinarían a vivienda social y el resto al mejor postor como de costumbre.

Como habitantes de este municipio nos deberíamos de hacer algunas preguntas...

¿Se va a acabar el problema de la falta de oferta de vivienda con este proyecto?

La respuesta es clara y es no. Por lo comentado anteriormente y por su situación  geográfica, Alcobendas está condenada a tener una alta demanda de vivienda que no puede ser cubierta por la oferta por la limitación de terrenos edificables.

Llegados a este punto, deberíamos plantearnos si merece la pena destrozar el Monte Valdelatas y sus alrededores con más viviendas y parques asfaltados. Esta claro que con este proyecto no se solucionaría el problema de la vivienda a corto plazo y mucho menos en el futuro. Tenemos la suerte de que nuestro municipio todavía no está aislado totalmente de su entorno natural, otros municipios de Madrid ya no pueden decir lo mismo.

¿No sería mejor convertir el Monte Valdelatas en un rincón verde con vegetación autóctona y ser el modelo de ciudad verde que siempre nos han hecho creer?

Poco más que añadir, que cada uno reflexione y vea que es lo más beneficioso a largo plazo para nuestro municipio. Aunque está claro que en los tiempos que corren, todo lo que conlleva un beneficio económico a corto plazo está mejor visto.


Fotos zona Los Carriles Alcobendas.

viernes, 7 de julio de 2017

6-7 julio 2017 lluvias históricas en Madrid.


A la espera de que AEMET publique los datos oficiales, parece que Julio 2017 pasará a la historia climatológica en Madrid como el mes con más precipitación desde que se registran datos, en el caso de Madrid Retiro desde 1920. El récord vigente hasta el momento de precipitación mensual es de 54.8mm de julio 1947. En el caso de Barajas, ya se puede confirmar que superan los dos récord tanto de precipitación diaria de 26.7mm del 2 de julio de 1981, como el de precipitación mensual de 58.9mm de 1987.




Fuente: tiempo.com/meteoclimatic/AEMET/Eumetsat

sábado, 24 de junio de 2017

Ola de calor junio 2017.




De nuevo hablamos de superación de récord de calor para un mes en concreto y de toda la serie de datos analizada. Este episodio, será recordado por su duración y sobretodo por encontrarse todavía antes del solsticio de verano, es decir, en el final de la primavera astronómica. Detalle de los récord alcanzados en la red de estaciones de la AEMET: